El sistema de escape es muy importante porque nos permite expulsar los gases (como el monóxido de carbono) que se generan al momento de la combustión en el motor, si estos gases permanecieran en el auto, manejar sería una actividad que pondría en riesgo tu salud y tu vida.

Sigue leyendo para conocer de forma muy práctica y sencilla cuáles son las partes que componen el sistema de escape. Si estás por cambiar tus tubos de escape esta información te será de gran utilidad.

El sistema de escape se divide en dos partes:
  • La que corresponde al motor
  • La que corresponde a los tubos de escape que expulsan los gases al ambiente.

En la parte del motor sólo se encuentran las Válvulas de Escape que se encargan de cerrar la salida de la Cámara de Combustión; están en medio del paso de gases, con una temperatura de !700 grados centígrados¡, por lo que están hechas de acero especial.

El múltiple de escape es el conjunto de conductos donde los gases quemados pasan para mantener la temperatura del gas caliente (sólo lo enfrían un poco). Mantiene al motor a salvo de que los gases quemados regresen a la cámara de combustión.

Los sensores de oxígeno sólo se encuentran disponibles en automóviles con inyección de gasolina y en algunos diesel.

El convertidor catalítico elimina la mayoría de los gases tóxicos que son expulsados por el escape de motor. Los gases calientes al entran en él producen algunas reacciones químicas que convierten los gases tóxicos en gases no tóxicos.

El silenciador aminora el ruido que la onda mecánica de choque produce cuando la válvula de escape cuando se abre. La idea es que estas ondas al llegar al silenciador “choquen” en las paredes del mismo y poco a poco se vayan debilitando.

El resonador: Hay de dos tipos:
  • El que aminora el ruido de la onda de choque ayudando al silenciador.
  • El que busca crear un mayor volumen y se tenga la impresión de un motor más potente.

El tubo de cola o salida es el elemento visual (también llamado mofle) del sistema de escape; Se construye con materiales muy resistentes a la corrosión debido a los gases que aquí se enfrían y condensan formando una solución altamente corrosiva que desgasta el tubo de salida.

Mantener en buen estado el sistema de escape evita la filtración de gases nocivos para nuestra salud dentro del vehículo.

Recuerda: Un sistema de escape bien diseñado y en perfectas condiciones aumenta de manera notable la potencia del motor.